Banchero

Una fugassa en Buenos Aires

Entre los siglos XIX y XX, miles de italianos emigraron a Sudamérica en busca de mejores fortunas. Algunos de ellos ensalzaron sus orígenes a través de la gastronomía. Esta es la historia de la familia Banchero.

230 views
6 min

Imagínese caminar entre las coloridas casas de La Boca, en Buenos Aires. Humanidad que se mezcla en las calles, el sol sudamericano que calienta tus brazos, música alegre que sale por una ventana en el tercer piso. Luego, te sientas en una pared de ladrillos y comienzas a morder tu hogaza de focaccia.

Esto es lo que realmente puede pasar en Argentina, en uno de los barrios más famosos de su capital.

De hecho, allí, en vía Almirante y Brown Suarez, se encuentra el Rancho Banchero, pizzería fundada por un emigrante genovés en 1932. Se llamaba Juan Banchero, y era hijo de Augustìn, quien ya en 1893 había abierto una histórica panadería en que hornear la fugassa alla genovese.

El club está ubicado en el corazón popular de la metrópoli, no lejos de la Bombonera, uno de los estadios más románticos de la historia del fútbol. Antes y después de los partidos de Boca Juniors, el Rancho Banchero se llena de clientes. La familia ha continuado con la tradición culinaria del lugar hasta nuestros días, y ahora es un elemento perfectamente incrustado en el alma latinoamericana de Buenos Aires.

La administración política de la ciudad ha decidido declararla Bien de Interés Cultural por “su aporte a la cocina argentina”.

Banchero
Focacceria Banchero, Buenos Aires. Foto de Migrant Photographer

La reputación del Rancho Banchero le ha permitido abrir varios puntos de venta en zonas estratégicas de la ciudad, ampliando significativamente la base de clientes.

Sobre el letrero azul del Rancho original hay un escudo con la cruz de San Jorge, que nos haría sentir un poco más como en casa al entrar. La jovialidad típicamente latina y el olor a pizza y fugazzette con mozzarella harían el resto.

La historia de la familia Banchero es similar a muchos otros caminos emprendidos por los emigrantes italianos, a finales del siglo XIX y XX. Teniendo en cuenta solo Liguria, en el período de 1876 a 1915 más de doscientas mil personas se expandieron al extranjero (datos de Emigrati.it).

La situación económica, las mayores oportunidades laborales fuera de casa y la atracción por lo desconocido, han empujado a muchas familias a cruzar el Atlántico para contemplar las Américas y comenzar una segunda vida. Después de todo, en este período cerca de 14 millones de italianos decidieron hacer las maletas y afrontar el llamado “viaje de la esperanza”. Un enorme fenómeno social que ha afectado a todo el Viejo Continente, definido como la “Gran Emigración”, destinado a reescribir el tejido social de muchos países, en primer lugar los Estados Unidos de América.

En Argentina, la huella italiana sigue siendo muy fuerte en la actualidad, debido a los numerosos descendientes de la primera ola migratoria que comenzó hace más de cien años. Según algunas estimaciones, la comunidad italo-argentina alcanza más de 600 mil unidades, y más del 50% de la población total del país reconoce algún vínculo de ascendencia con esta categoría.

Hace unos 150 años, el vasto país sudamericano necesitaba mano de obra en la interminable tierra cultivable que tenía; de aquí en 1853 se insertó en la Constitución un artículo, el número 25, destinado a regular la afluencia desde otro lado del océano. Se ha mantenido sin cambios hasta el día de hoy y dice:

El gobierno federal promoverá la inmigración europea y no podrá reducir, limitar o imponer impuestos al ingreso a la Argentina de extranjeros cuyo fin sea trabajar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar ciencia y literatura.

CONSTITUCIÓN ARGENTINA, ARTÍCULO 25

La historia de Rancho Banchero cuenta todo esto. Una familia como tantas otras que se animaron a zarpar hacia tierras lejanas; un grupo de personas que han logrado construir una importante realidad gastronómica gracias al cansancio de años de trabajo. Un apellido que aún recuerda los orígenes genoveses de estos descubridores del otro mundo.

Y sí, incluso a once mil kilómetros de la Lanterna, la fugassa, aunque no sea exactamente como la nuestra, les gusta a todos y con razón.

Imagen de portada:
Sander Crombach


Escribe al autor

¿Quieres contactar con la Autoridad para hablar sobre el artículo? 
Haga clic en el botón de la derecha. O escriba un comentario en el siguiente formulario.


Classe ’95. Laureato in Scienze Internazionali e in Storia contemporanea.
Innamorato del mondo e con un semestre in Norvegia alle spalle.
Nel giugno 2018 ha fondato il progetto editoriale Frammenti di Storia, che porta avanti quotidianamente insieme a giovani da tutta Italia. Appassionato di geopolitica, di trekking e di vita outdoor in genere. Sta poco fermo.

Articolo Precedente

Un festival, otto artisti, due residenze

Prossimo Articolo

International Mother Language Day

Ultimi Articoli in Medium